About

Los tranvías de San Francisco

Cable car!Image by Niamor83 via FlickrHay pocas cosas más típicas de San Francisco que sus tranvías. Habría que añadir que tampoco hay ninguna atracción turística en la ciudad que genere más ingresos que los venerables cable cars; sólo en 2010 se superaron los ocho millones de usuarios.

Andrew Smith Hallidie, un inmigrante inglés cuyo padre había registrado en Gran Bretaña una patente para el uso de cables de acero, tuvo la idea de crear un sistema de tranvías después de que en 1869 fuese testigo de un accidente en el que perecieron los cinco caballos que tiraban de uno de los carros de la época. Cuatro años más tarde se abrió la línea de la calle Clay. El sistema de Smith sería imitado posteriormente por otras grandes ciudades del mundo.

A pesar del inmediato éxito del nuevo sistema de transporte, en 1892 comenzaron a operar los primeros tranvías eléctricos cuyo costo de operación era muy inferior a los ideados por Smith, por lo cual se frenó el desarrollo del "viejo" sistema.

Un nuevo golpe llegaría con el terremoto y posterior incendio de 1906. Muchos de los coches fueron destruidos por lo que se decidió utilizar, siempre que fuese posible, los nuevos ingenios eléctricos. En 1912 sólo quedaban ya operativas ocho de las líneas, aquellas cuyas pendientes eran intransitables para los coches eléctricos.

A partir de la década de los treinta surgió una nueva competencia: esta vez se trataba de los autobuses, también mucho más económicos y que lograban hacer frente a las pronunciadas pendientes de la ciudad.

En 1944 ya sólo quedaban operativas cinco líneas, dos de las cuales eran propiedad del municipio. La intención del alcalde, Roger Lapham, de cerrar las líneas fue contestada por los ciudadanos en un referéndum que se saldó con una gran victoria para los partidarios de mantener las líneas. El tranvía se había salvado.

En 1979 el sistema tuvo que sufrir una importante remodelación cuyo coste ascendió a 60 millones de dólares (en 1982 se acometió otra importante mejora).

En la actualidad hay tres líneas activas y además de ser obligatorio el montar en una de ellas, merece la pena visitar el museo (San Francisco Cable Car Museum).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por su comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...